IRA

Resumen de críticas

Estela Leñero, Revista PROCESO
Malpica plantea con agudeza el movimiento psicológico de sus personajes en una estructura dramatúrgica fragmentada. (...) El director David Psalmon resuelve con gran solvencia el movimiento escénico y crea una obra dinámica con una agilidad difícil de imprimir en una estructura fragmentada en el tiempo y con historias corriendo simultáneas. El resultado es una puesta en escena con ritmo y cuya tensión dramática va creciendo en profundidad más que en la anécdota. El director encuentra soluciones escénicas sugerentes para espacios como el elevador o la calle nocturna. La estética visual es atractiva y contiene en sí misma la metáfora de la destrucción. (...) La escenografía diseñada por Aura Gómez Arreola y Ana Patricia Yáñez es iluminada de manera cálida e intimista por Sergio López Vigueras. IRA, (...) muy atrayente obra de teatro que refleja con verdad, en forma y contenido, a seres humanos en conflicto con su situación, llevados por caminos que invitan al cuestionamiento personal y social.

Bruno Bert, Tiempo Libre
En definitiva, un texto interesante, un planteo sobre la violencia desde un punto de vista que intenta evitar lo convencional, un montaje atractivo donde se ve la mano de un director experto como Psalmon, un acercamiento a lo que por elevación hace parte de nuestra cotidianidad, con algunos puntos si no débiles, al menos polémicos, tanto en la forma de llevar el tema a niveles de autoría como en la estructura formal, sin embargo fuerte y comprometida.

Claudia Magún, Interescena
Un interesante texto que explora con aguda inteligencia el odio y el perdón (…) El director se adentra en otra reflexiva aventura sobre la realidad humana, tema que domina y que se ha constatado en su intensa trayectoria teatral que ha convencido a muchos de aquellos que amamos el teatro. Pero además de su visión escénica, David Psalmon sabe que el teatro no sólo es contenido, sino que el teatro debe ir más allá del contexto como tal, el teatro debe ser entendido como un espectáculo que cautive al público (...) Las obras de Psalmon, se pueden calificar como ejercicios completos que en su desarrollo llevan ese impecable movimiento escénico resultado de una muy acertada dirección. Además con gran ingenio acierta con la perfecta ambientación que se requiere para enmarcar la historia –escenografía, iluminación, vestuario y por supuesto música–, esa historia que el director descubre o que lo descubre a él para existir en la escena, aquella que cautiva al espectador. Los actores nos abren la posibilidad de identificarnos con personajes de gran fuerza que transitan por sentimientos como el rencor, el odio y la incomprensión. IRA es una propuesta que hay que ver con respeto, es una más de las brillantes propuestas que nos ofrece TeatroSinParedes.

Silvia Ortega, Revista TIME OUT
La historia en la que se inspira el dramaturgo es interesantísima. La Compañía TeatroSinParedes se ha distinguido por llevar a escena textos de poderoso contenido e impacto social. En este sentido el texto de Javier Malpica le queda como anillo al dedo. Devoto de Brecht, este director dota al escenario de sagaces mecanismos narrativos que sumergen al espectador en la ficción teatral, y lo provoca al juego de la diálectica. Los actores trabajan sobre un escenario limpio, diseñado por Aura Gómez Arreola y Ana Patricia Yañez. En él habitan algunos elementos simbólicos que simulan un mundo en catástrofe. Hay que destacar la música original y el diseño sonoro de Daniel Hidalgo y Alex Daniels. (...) Un gran texto, un bello montaje con un gran elenco. Una de esas obras que hay que ver.

Miguel Angel Quemain, LA JORNADA
Estamos frente a un trazo que el director bordó sobre una tela donde se despliegan varios ejercicios artísticos. Sería obsoleto decir “al servicio de...” porque realmente el trabajo escenográfico, el estupendo trabajo de video y musical, permiten el flujo de la historia a través de atmósferas distintas que, en su belleza, clarifican dramaturgia y dirección. La peculiaridad de este montaje es que la orquestación teatral se pone al servicio del montaje y se valoran las posibilidades de cada elemento en este concierto. Si hay virtuosismo es porque todos los talentos han decidido gravitar a favor de un texto que se pronuncia en el corazón de un tiempo suspendido, fragmentado y de un ritmo en crescendo que Psalmon somete a una narrativa que fluye por acumulación. Asombra la complejidad que se presenta de manera tan lejible y clara, a pesar del riesgo que corre al mostrar un mundo en añicos, fragmentado al modo de un conjunto de rompecabezas que se completan únicamente con piezas compartidas y mantienen a alguno a punto de una imposible integridad. Es importante hacer notar el signo de la dirección de Psalmon sobre actores de tan probada calidad y que tienden por lo regular a una especie de rebeldía que consiste en atender a su naturaleza creadora, generalmente opuestas a las ideas de cualquier director. Psalmon es un auténtico platónico que procede con la sabiduría y la humildad del escucha que le ofrece al público.

fonca conaculta
Proyecto apoyado por el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes
TeatroSinParedes en Youtube
TeatroSinParedes en Facebook
TeatroSinParedes en Twitter